BlogTécnicas sencillas para ayudar a tus hijos a mejorar su concentración

mayo 14, 2021by alohaecuador.com
https://alohaecuador.com/wp-content/uploads/2021/05/desarrollo-cognitivo-infantil-y-tecnicas-para-mejorar-la-concentracion-1280x853.jpeg

Según las tradiciones budistas, la fe, el esfuerzo, la atención, la sabiduría y la concentración son las cinco virtudes hacia el sendero de la iluminación. En occidente no somos tan «espirituales», pero reconocemos el valor que tiene la concentración en el aprendizaje del niño y su camino al éxito.   ¿Por qué es importante la concentración en los niños?...

Según las tradiciones budistas, la fe, el esfuerzo, la atención, la sabiduría y la concentración son las cinco virtudes hacia el sendero de la iluminación. En occidente no somos tan «espirituales», pero reconocemos el valor que tiene la concentración en el aprendizaje del niño y su camino al éxito.
 

¿Por qué es importante la concentración en los niños?

La concentración consiste en abstraer la mente para focalizarse en una sola idea y es una de las facultades mentales más importantes para el desarrollo cognitivo infantil.

Por medio de la atención, la mente puede centrarse en un estímulo en particular. Luego, la concentración mantiene esa atención focalizada durante el tiempo necesario para terminar la actividad.

Es casi imposible aprender algo sin concentración, por lo que su desarrollo es fundamental para el aprendizaje y, como toda destreza, puede aprenderse, desarrollarse y mejorarse con la práctica.

Con la concentración tu hijo puede acceder a otras capacidades de su mente consciente como:

  • La memoria.
  • La imaginación.
  • El razonamiento lógico.

Con ellas, aprenderá a resolver problemas complejos y situaciones de la vida diaria. El éxito y la concentración van de la mano; terminar de leer un libro, enfocarse en un objetivo o completar una tarea son capacidades realmente valiosas para toda la vida.
 

Técnicas para mejorar la concentración infantil

La concentración debe reunir distintas características para que se ejecute correctamente: ser focalizada, objetiva, voluntaria, selectiva y en tiempo real. Las siguientes técnicas pueden ayudarte a fomentarla en tu hijo de manera sencilla y hasta divertida.
 

Atención y concentración para materias escolares

Es muy importante que el niño entienda las metas a alcanzar con el estudio, esto favorecerá que se esfuerce y concentre más fácilmente para conseguirlas.

  • Prescindir de todo lo que pueda distraer la atención como problemas o ruidos.
  • Cambiar el tema cada cierto tiempo para mantener el interés.
  • Intercalar descansos, pues la curva de atención suele disminuir con el tiempo.
  • Estudiar a una hora establecida para conseguir un buen desempeño intelectual.
  • Establecer un tiempo específico para realizar la tarea y exigir su cumplimiento.
  • Efectuar los trabajos más complicados al principio, cuando se está más descansado.
  • Iniciar con una actividad sencilla que funcione como un «calentamiento» mental, no mayor a cinco minutos. Puede tachar una letra en el periódico, describir un juguete o resolver una adivinanza.

 

Juegos recomendados y divertidos

A los niños en general se les complica retener la concentración mucho tiempo, por lo que es necesario incluir actividades impactantes que mantengan su interés y se aproveche su potencial cognitivo. Algunos juegos que cumplen estos requisitos son:

  • Rompecabezas, desde letras y figuras geométricas hasta animales y paisajes, según su edad.
  • Reconocimiento de errores o búsqueda de diferencias en dibujos sencillos.
  • Iluminado de figuras mediante números.
  • Sopas de letras, crucigramas, laberintos o sudokus.
  • Tangram.
  • El juego del ahorcado, basta o timbiriche.
  • Juegos de mesa.

 

Relajación e imaginación

La relajación brinda un estado de bienestar que favorece la concentración y el rendimiento intelectual. Mientras que la imaginación proporciona un marco definido y a la vez infinito.

  • Inicia en casa sentándose cómodamente, con las manos libres, la espalda recta y los ojos cerrados.
  • Puedes indicar a tu niño que tome aire por la nariz, lo sostenga un poco y lo exhale lentamente por la boca. Repetirlo tres veces.
  • Se continúa dando indicaciones para imaginar situaciones o lugares concretos, puede ser un paseo, las vacaciones, una fiesta, una comida.
  • Al finalizar, solicita a tu hijo que se enfoque nuevamente en su respiración y abra los ojos suavemente.

La multiplicidad de estímulos en el mundo actual ha favorecido que la atención de los niños se disperse y su concentración disminuya. Ayudarlo a enfocarse es construir juntos un futuro exitoso.

También te va a interesar: Juegos para practicar con tus hijos para mejorar su memoria

Redes
Acerca de

ALOHA usa el ábaco como único elemento básico para la enseñanza de cálculos mentales.