BienestarBienestarBlogConsejos para que los niños coman más saludable

enero 8, 2020by Fernanda Sarzosa
https://alohaecuador.com/wp-content/uploads/2020/01/Blog-10-de-enero.jpg

El vínculo que existe entre los niños y sus padres, es realmente maravilloso y profundo, varias madres coinciden que el sentimiento que se tiene por un hijo es algo inexplicable, debido al amor y a la unión que se construye a diario. Los padres e incluso los tíos y abuelos tienen mucha paciencia con los...

El vínculo que existe entre los niños y sus padres, es realmente maravilloso y profundo, varias madres coinciden que el sentimiento que se tiene por un hijo es algo inexplicable, debido al amor y a la unión que se construye a diario.

Los padres e incluso los tíos y abuelos tienen mucha paciencia con los pequeños, pero hay niños que son bastante rebeldes y en ocasiones sacan provecho por ser los consentidos, evitando de esta forma algunas tareas diarias e incluso un aspecto de vital importancia, como la hora de la comida.

La hora de la comida

La hora de la comida para algunos padres de familia, es un verdadero dolor de cabeza, ya que tienen que lidiar con negativas, gritos e incluso con el llanto de los niños por no querer desayunar, almorzar o cenar de una manera saludable. Ya que existen muchos pequeños que son muy astutos, hábiles a la hora de comer y además de todo cuesta darles a probar algo nuevo.

Es muy común, servir un plato de comida con todas las porciones adecuadas de los alimentos, necesarios para crecer fuertes y sanos; pero los niños suelen comer sólo lo que les gusta y dejar de lado las frutas, las verduras e incluso ciertas proteínas. 

Si como padre o madre de familia atraviesan por este tipo de inconvenientes, no hay que desesperarse y no es el fin del mundo tampoco. 

A continuación mencionamos algunos consejos para que los niños, tengan más apertura a la hora de comer. 

Probar 20 veces

Si los padres se dan cuenta que una verdura no les gusta, o que cierta fruta no les llama la atención y siempre la dejan de lado, o el plato está entero. Es tiempo de tomar medidas, se debe ofrecer una cantidad muy pequeña de esa comida por 20 días seguidos.

Así el pequeño se irá acostumbrando poco a poco al alimento, haciendo que sea mucho más probable que lo pruebe. Como madre se debe perseverar y tener mucha paciencia, al final de esta prueba, el niño astuto lo comerá sin ningún inconveniente. 

Mitad para mamá y mitad para el pequeño

Esta es una técnica muy eficaz y comprobada, ya que los chicos tienen la característica de imitar todo lo que hacen los adultos, en especial sus queridos padres, por lo que si los padres comen sano, lo más probable es que sus hijos también.

«La mejor manera de lograr que los niños coman algo en particular es comerlo a la par suya y frente a él o ella», aconseja la doctora Llewellyn.

Por ejemplo, se puede tomar un trozo de comida, cortarlo al medio, la madre debe comer la mitad y mencionar lo rico que le parece. Para luego ofrecer la otra mitad al niño, invitándole a que también disfrute ese delicioso sabor.

Sin pensarlo dos veces, el pequeño tendrá la seguridad de tomar su mitad y probarla.

No hay que presionar

Si pasó una hora o dos y el pequeño no accede a comer su verdura por ningún motivo e incluso llora, los padres deben evitar rotundamente las amenazas o los gritos.

Es muy común como padres sentirse cansados y molestos, pero todo esfuerzo es en vano e inútil. Decir que si no comen no hay postre, o no hay permiso para ir a jugar es un error.

Toda la situación empeorará, por lo que es mejor tener paciencia y no presionarlos.

Recompensa

Si después de mucho alboroto por no querer comer saludable, los niños acceden a probar el alimento y terminarlo, los padres deben felicitar su acción y buena decisión, ya que realmente es un beneficio en la salud de ellos.

Se puede ofrecer recompensas más tangibles, como pegatinas, calcomanías o prendedores. 

No premiar con postres o comida rápida

Es un grave error premiar a los niños con platos no tan saludables, como los postres que tienen grandes cantidades de azúcar o la comida rápida con infinidad de grasas. Ya que se puede caer en un problema aún más grande, en el que el pequeño se acostumbre a estos platos y se conviertan en sus favoritos, eso es algo que jamás se debe permitir.

Una alternativa para premiarlos son las frutas, se puede dar una pequeña porción de su fruta favorita. Nada en exceso.

Redes
Acerca de

ALOHA usa el ábaco como único elemento básico para la enseñanza de cálculos mentales.