BienestarBienestarBlogConsejos para ayudar a estudiar a los niños en exámenes

noviembre 29, 2019by Fernanda Sarzosa
https://alohaecuador.com/wp-content/uploads/2019/11/blog-29-Noviembre.jpg

El tiempo pasa muy rápido y casi sin darse cuenta, los niños llegan a la etapa en donde se mide su conocimiento y se evalúa lo que han aprendido durante las clases; es decir los famosos y temidos exámenes o evaluaciones. Una etapa un poco complicada para ellos, pero que deben enfrentar con mucha responsabilidad...

El tiempo pasa muy rápido y casi sin darse cuenta, los niños llegan a la etapa en donde se mide su conocimiento y se evalúa lo que han aprendido durante las clases; es decir los famosos y temidos exámenes o evaluaciones.

Una etapa un poco complicada para ellos, pero que deben enfrentar con mucha responsabilidad y dedicación con la ayuda de los padres y también de familiares.

¿Cuánto tiempo deben estudiar los niños?

Si bien, es adecuado repasar con los pequeños el contenido que va a ir en los exámenes, los padres de familia deben tomar en cuenta que hay un tiempo determinado para el estudio.

Es conveniente empezar por 15 o 20 minutos para que el pequeño se vaya acostumbrando a sentarse a trabajar; con el paso de los años se deberá aumentar el tiempo de estudio, que será de unos 30 minutos a los ocho años, sobre 45 minutos a los diez años, y de una hora a los doce años.

A partir de esa edad el tiempo se debe adecuar a la tarea a realizar, aunque siempre con un mínimo de una hora.

  • Ayuda de los padres

Es de vital importancia que los padres de familia, expliquen el procedimiento y resuelvan las dudas que tienen los pequeños, más de eso no es recomendable, ya que el fin es fomentar la autonomía en los niños. 

Que después de una explicación o una tutoría, tengan la capacidad de resolver por su cuenta las tareas asignadas de una forma responsable y correcta.

  • Crear el ambiente perfecto

Cuando los pequeños van a realizar tareas o a estudiar, es fundamental que lo hagan en la habitación de estudios, o en un espacio en el que haya un escritorio, una mesa; los niños no pueden hacer actividades académicas en ningún otro ambiente.

En este espacio sólo debe haber lo necesario para aprender, los padres no pueden permitir juguetes, teléfonos inteligentes, tablets o alguna otra distracción; además la televisión debe estar apagada. Estas medidas van a favorecer en la atención y concentración de los niños. Terminarán más rápido y sin errores.

Los niños deben adoptar la postura correcta y estudiar en el mismo lugar, a la misma hora; es decir se debe planificar y organizar esta actividad todos los días, crear una rutina.

  • Malas calificaciones 

Los padres de familia, deben tomar en cuenta el esfuerzo que los pequeños han dedicado al estudio y analizar el nivel de dificultad que tienen por ciertas materias. 

No hay que reprender o castigar, ya que esto puede afectar el desempeño de los pequeños; la mejor opción es dialogar con los niños, aconsejar y apoyar para que en su próxima prueba, obtenga mejores resultados. ¡Seguro lo logrará con dedicación y más repaso!

Que los niños tengan un buen desempeño escolar, depende tanto de ellos como de los padres, ya que el trabajo de los padres es siempre estar atentos, monitorear las actividades, revisar las tareas, ayudar en el estudio, ir a las escuelas y colegios para estar al tanto del avance de sus hijos. Por más brillante que sea el pequeño, hay que tomar estas medidas. 

Redes
Acerca de

ALOHA usa el ábaco como único elemento básico para la enseñanza de cálculos mentales.