BienestarBienestarBlogConsecuencias del uso excesivo de las nuevas tecnologías en los niños

enero 16, 2020by Fernanda Sarzosa
https://alohaecuador.com/wp-content/uploads/2020/01/BLOG-17-DE-ENERO.jpg

En la actualidad, las nuevas tecnologías son algo universal y están muy presentes en el diario vivir de las personas e incluso de los más pequeños del hogar.  De esta forma, los niños ya no solo ven la televisión, que era muy común; sino que ahora también tienen la posibilidad de hacer uso de otro...

En la actualidad, las nuevas tecnologías son algo universal y están muy presentes en el diario vivir de las personas e incluso de los más pequeños del hogar. 

De esta forma, los niños ya no solo ven la televisión, que era muy común; sino que ahora también tienen la posibilidad de hacer uso de otro tipo de dispositivos inteligentes como: celulares, tablets e incluso relojes digitales. 

Según La Academia Americana de Pediatría, el tiempo total delante de una pantalla, incluido el uso de la televisión y el ordenador, debe ser inferior a una hora al día para niños de dos años, recomiendan los especialistas.

Los niños menores de cinco años, por su parte, solo deben jugar con un ordenador o a videojuegos si son apropiados para el desarrollo, y deben estar con un padre o cuidador mientras juegan, aconsejan los pediatras.

Por lo que, debido a la gran presencia de las tecnologías de los niños, es de vital importancia que los padres de familia, tengan más control y atención en las actividades que realizan sus hijos y el tiempo que le destinan a estar frente a una pantalla.

A continuación se menciona algunas de estas consecuencias:

Conductas adictivas

Los teléfonos móviles tienen juegos y aplicaciones que les encanta a los niños, hay tanta variedad que se acoplan fácilmente a los gustos de los pequeños. Por lo que incluso una vez que se conectan, tienden a perder la noción del tiempo. 

Si los menores no tienen límites, este accionar puede generar una adicción al celular y los pequeños pueden acabar desarrollando conductas de dependencia. Por lo que el control y tiempo determinado por los padres deben ser contundentes. Para que el pequeño no se exceda por ningún motivo.

Radiación de los móviles

La Organización de Mundial de la Salud clasifica a los smartphones como aparatos de alto riesgo porque emiten radiación.

Por lo que, con los niños hay que tener un cuidado especial. Son más sensibles y, por lo tanto, tienen más riesgo de contraer enfermedades como el cáncer.

Como padres son situaciones que se puede prevenir, antes de desencadenar algún problema de salud.

 Los niños no socializan

Los teléfonos móviles, de ninguna manera pueden convertirse en el sustitutivo del tiempo de lectura o los juegos con la familia.

Los pequeños tienden a desconectarse de sus amigos, de su familia cuando están haciendo uso de las tecnologías, tiempo que es considerado muy valioso para poder realizar tareas, estudiar, ordenar la habitación, compartir en casa y socializar con amigos. 

Salidas al parque, al centro comercial, una visita al museo, son actividades primordiales que no se debe dejar de lado, ya que en ellas los niños pueden conocer nuevos amigos, compañeros e intercambiar ideas y pensamientos, socializar les ayudará y les facilitará muchas situaciones conforme crecen.

Obesidad infantil

Los niños que sólo pasan en los celulares, tienden a ser sedentarios. Caer en el sedentarismo poblacional es muy común y con ello el incremento de peso es evidente y no sólo en los pequeños, también en los adultos. Otras enfermedades que se puede desarrollar son la diabetes y problemas cardíacos o vasculares.

Deficiencia a nivel intelectual

Los pequeños que se exponen en exceso a las nuevas tecnologías, pueden desarrollar graves trastornos bipolares, psicosis, depresión y ansiedad infantil. 

Así como también; graves problemas de conducta que afectan su desempeño en las aulas y en convivencia diaria.

En la escuela

Déficit de atención, problemas de memoria, disminución del rendimiento académico, alteraciones del sueño, problemas de alfabetización y reducción de capacidades.

No está mal que los pequeños usen estos dispositivos, pero no pueden hacerlo todo el tiempo, ya que trae consigo consecuencias realmente riesgosas y efectos negativos en la salud de los niños y en su convivencia con las personas que lo rodean.

Redes
Acerca de

ALOHA usa el ábaco como único elemento básico para la enseñanza de cálculos mentales.